lunes, 10 de febrero de 2020

Consejos de cuidado para el baño del bebé


Antes de darle su primer baño, algunos pediatras recomiendan esperar hasta que se le caiga el cordón umbilical. Otros indican que se los puede bañar tapando la zona para evitar que se humedezca, con baños que no superen los 10 minutos. En cualquier caso, seguí los consejos del pediatra que elegiste para tu baby para estar tranquila.



El momento del baño puede convertirse en un momento mágico, es el favorito de muchas madres y padres porque es una combinación de mimos y cuidado. Además de su finalidad que es la higiene, es una ocasión para jugar, un momento de encuentro, de interacción y de cuidado muy especial. La magia está en su intimidad.
A todos nos asusta cuando el bebé es recién nacido y no tenemos experiencia y no sabemos si lo estamos haciendo bien. Es en ese momento en el que una quisiera ser un pulpo porque las manos no alcanzan para sostener al baby y tomar el shampú y enjabonar cada pliegue y jugarle con su patito de hule y la jarrita para echarle agua y que no vaya el jabón a los ojos y el miedo a que se patine de la mano y la ansiedad y el agua que se enfría y el toallón...
 AAAAaaaaahhhh RELAAAXXX!!!


Si nos relajamos y disfrutamos, también se los transmitimos al baby y eso hará que también esté tranquilo y relajado y así disfrutará de esta experiencia.



Convertí su baño en un hábito. Lo ideal es crear rutinas que le den tranquilidad y así puede anticipar lo que viene, eso lo ayuda a estar relajado.
Lo más importante es preparar el baño con las cosas que necesitas al alcance de tu mano.
NUNCA, nunca, nunca, nunca pero nunca dejar solo al bebé en el cambiador o en la bañera porque te olvidaste de algún elemento. Si no está ahí, no pasa nada, la próxima no te lo vas a olvidar.
La posición más cómoda es apoyar su cabeza en el pliegue de tu brazo, donde dobla el codo, pasando el antebrazo por su espalda y sosteniendo su pierna con esa mano.
Empezá el baño enjabonando la cabeza teniendo un cuidado extremo con el hueso frontal o fontanela (el huequito de la cabeza) que todavía no está formado, y cerrará bien a los dos meses aproximadamente.
Enjuaga echando agua con su cabeza hacia atrás cuidando de no mojar la carita para que no se asuste ni se ahogue.
Enjaboná su cuerpito y cada pliegue. Podés cantarle mientras lo bañas o poner música que lo relaje, son detalles que ayudan a crear un ambiente acogedor y a reconfortar a tu baby.
A medida que vayas adquiriendo seguridad vas a ir disfrutando cada vez más de este momento que es único y propicia a conocerlo más y a amarlo tanto, tanto...
💖

martes, 12 de mayo de 2015

Baby Flowers en Clínicas y maternidades - by Wideo.co



Presentamos este video para que nos elijas en el momento de pensar en tu regalo para enviar a la clínica o maternidad. Para que no te pase esto!





lunes, 19 de enero de 2015

" Me aburro"

EL TARRO DEL ABURRIMIENTO
(fragmento del artículo "Por qué el Aburrimiento es bueno para tu Hijo)

Si tu hijo se aburre, y tienes que ayudarle a pensar en alguna cosa que hacer, pásale la responsabilidad creando el Tarro del Aburrimiento, lleno de ideas escritas en trozos de papel. Cuando diga que se aburre, tendrá que coger tres papelitos del tarro y elegir una de las actividades. Aquí tienes algunos ejemplos de ideas que podrían estar en su Tarro contra el Aburrimiento:

Escribir una carta a la abuela
Correr dando vueltas al jardín tres veces
Poner algo de música y bailar
Escribir en un papel diez cosas que te gustan de cada miembro de tu familia
Cepillar al perro o darle un baño
Buscar formas en las nubes
Ver cuántas veces puedes acertar en la canasta de baloncesto
Hacer un dibujo
Lavar el coche
Planear una búsqueda del tesoro con pistas
Montar en bici
Hacer un paisaje en una caja de cartón
Empezar un diario
Hacer papel de regalo casero
Organizar tu habitación
Escribir un cuento
Crear una obra de teatro con disfraces
Recortar fotos de revistas y hacer un collage
Sorprender a mamá haciendo la comida
Hacer un zoo con los peluches
Hacer y decorar un calendario, marcando las fechas importantes
Poner zumos y frutas cortaditas en moldes de hacer hielo y hacer cubitos de frutas
Crear un periódico familiar
Hacer un postre
Comenzar una colección (hojas, piedras, botones…)
Colgar una cuerda de tender la ropa en tu habitación y enganchar fotos de ella con clips para hacer un álbum
Inventar una actuación de circo
Hacer que tu habitación sea una selva
Hacer un recorrido de obstáculos
Hacer un mantel de juegos
Escribir un poema
Decorar alguna camiseta vieja con botones
Empezar un club (de niños)
Usar tubos viejos de cartón y cajas para hacer un laberinto fantástico
Hacer arte aprovechando bijou o joyas antiguas
Leer un libro
Hacer una pelea de globos de agua (¡en el exterior!)
Memorizar un poema y recitárselo a tus padres
Hacer un barquito con una botella de plástico y palitos de helados (usar cinta adhesiva para pegar) y hacerlos flotar en el estanque
Dibujar una isla desierta y todas las cosas que te llevarías
Tapar los ojos a tu hermano o hermana y llevarle a dar una vuelta por la casa y el jardín, y luego intercambiaros
Jugar a algún juego de mesa
Crear tu propio juego de mesa
Intentar pintar un dibujo con tu pié
Pintar en la acera con tiza
Jugar al piedra, papel o tijera
Jugar a saltar a la cuerda
Jugar con pompas
Quitar las malezas del jardín
Limpiar el espejo con una esponja
Hacer un libro de chistes
Construir un fuerte con sábanas y almohadas
Hacer muñecos con calcetines viejos y botones
Hacer una lista de cosas divertidas que harías con un adulto.

* Lo ideal es que los mismos niños participen en hacer su tarro, -o si pueden que lo hagan solos- y que propongan ellos las actividades que quisieran hacer. La lista que aquí se presenta son solo sugerencias, se pueden incluir o no. Entre más participe el niño en hacer su tarro y se involucre en la actividad, lo hacemos más responsable de su propio aburrimiento, y por ende de sí mismo... Dependiendo de la edad del niño podemos ayudarle mucho o poco, y la actividad puede ser tan libre y creativa como el niño quiera o pueda, no tiene que ser dirigida por nosotros.

* ¿Y LA CREATIVIDAD?
Ponerlos a hacer ellos mismos su propio tarro es una actividad sumamente creativa: escoger los colores de los papelitos, escoger las actividades, desde salir a buscar el tarro, decorar el tarro, pintarlo, forrarlo o ponerle stickers, decorar los papelitos, pintarlos con florecitas o caritas, o casitas, ..todo eso es creatividad e imaginación, es una actividad que los niños hacen ellos solos, y nosotros les ayudamos en la medida de la edad que tengan. No haces lo mismo con un niño de 3 que con uno de 12, pero en ambos casos se puede desarrollar la creatividad enormemente; la lista de actividades que se propone son solo ideas que inspiran, de ahí, uno mismo crea su propia manera de no aburrirse, es decir le da solución a un posible problema que de hecho se convierte en una actividad para no aburrirse en sí misma...el solo hecho de redactar las actividades en los papelitos, recortarlos en formas de estrellas, círculos, triángulos, todo eso ya es creativo. ....Si en cambio tú decides las actividades, tú haces el frasco, tú haces todo, entonces si coartas la creatividad. Pero si ellos hacen todo (o casi) como en Montessori se hace, -con una mínima intervención por parte del adulto- la creatividad ahí está.

* Notas de Facebook Educación Montessori

Leer artículo completo: POR QUÉ EL ABURRIMIENTO ES BUENO PARA TU HIJO http://www.crianzanatural.com/art/art180.html

martes, 30 de diciembre de 2014

Balance del año


Tiempo de agradecimientos, de reconocimientos y gratitud.


Queremos agradecer el apoyo que sentimos este año a cada uno de los que nos sigue y acompaña, a los que se suman a la página, a los que participan con comentarios y (Y)

A nuestros clientes nuevos, a los incondicionales, a los que nos recomiendan y hacen que el boca a boca fluya y lleguemos a más gente. 

A personas hermosas que conocimos: Bondi-hola, Alma Singer, Movimiento Hecho a mano en Argentina, Charlie Choices, a nuestros clientes en todo el país, a Evelyn Schneild por la buena onda y la nota en la tele https://www.youtube.com/watch?v=Ad-2fjDiGhk,
 Laura Mafud de El Cronista por la nota http://www.cronista.com/pyme/Historias-de-Navidad-Empresas-que-llegaron-con-Papa-Noel-20141224-0011.html, 
Al equipo de Tienda Nube y a tantos que nos guían y ayudan a seguir creciendo.
A nuestro equipo de trabajo (desde el bordador: Santiago Kaplanian hasta los modelistas: Vero Franco y equipo) y finalmente a la familia y a los amigos que están siempre para cubrir baches, dar ideas, tirar datos y sugerencias.

Gracias infinitas a todos por valorar nuestro trabajo y apoyar nuestro crecimiento.

Marial y Lilian
Equipo Baby Flowers









jueves, 9 de octubre de 2014

El origen del Día de la Madre



En el día de la madre se homenajea a la mujer, a la figura materna como símbolo de fertilidad y de vida. Si bien hoy es una fecha fuertemente comercial, sus orígenes no tienen que ver con eso.

En la Antigua Grecia se rendía homenaje a Rea, madre de Zeus, Poseidón y Hades.
Los antiguos romanos adquirieron la costumbre de los griegos. Lo celebraban el 15 de marzo en el Templo de Cibeles (diosa de la madre tierra y símbolo de fertilidad, Cibeles era la personificación de la tierra fértil), y durante tres días se realizaban ofrendas y rendían tributos.
Los países cristianos homenajeaban a la Virgen María, celebrando el día de la Inmaculada Concepción, el 8 de diciembre. Este es el día de la madre en algunos países como Panamá.
En Inglaterra, durante el siglo XVII se tomó el día domingo como día para honrar a las madres. Permitían a las sirvientas tomarse el día libre para visitar a sus madres.

Hoy en día, es una fecha para homenajearlas pero tiene un componente comercial muy importante. Para contrarrestar y destacar el significado de ser mamá recurrimos a las maravillosas palabras de Isabel Allende y a una carta bellísima de Ignasia Sánchez.
Que los disfruten...

“Por culpa del azar o de un desliz, cualquier mujer puede convertirse en Madre. La naturaleza la ha dotado a mansalva del ‘instinto maternal’ con la finalidad de preservar la especie. Si no fuera por eso, lo que ella haría al ver a esa criatura minuscula y llorona sería arrojarla. Pero gracias al ‘instinto maternal’ la mira embobada, la encuentra preciosa y se dispone a cuidarla gratis hasta que cumpla por lo menos 21años. Ser Madre es considerar que es mucho mas noble sonar narices y lavar pañales, que terminar los estudios, triunfar en una carrera o mantenerse delgada. Es ejercer la vocación sin descanso, siempre con la cantaleta de que se laven los dientes, se acuesten temprano, saquen buenas notas, no fumen, y que tomen leche. Es preocuparse de las vacunas, la limpieza de las orejas, los estudios, las palabrotas, los novios y las novias, sin ofenderse cuando la mandan a callar o le tiran la puerta en las narices, porque no están en nada…
Es quedarse desvelada esperando que vuelva la hija de la fiesta y, cuando llega, hacerse la dormida para no fastidiar. Es temblar cuando el hijo aprende a manejar, anda en moto, se afeita, se enamora, presenta exámenes o le sacan las amígdalas.
Es llorar cuando ve a los hijos contentos y apretar los dientes y sonreír cuando los ve sufriendo. Es servir de niñera, maestra, chofer, cocinera, lavandera, médico, policía, confesor y mecánico, sin cobrar sueldo alguno.
Es entregar su amor y su tiempo sin esperar que se lo agradezcan. Es decir, que ‘son cosas de la edad’ cuando la mandan a volar. Madre es alguien que nos quiere y nos cuida todos los días de su vida.
El peor defecto que tienen las madres es que se mueren antes de que uno alcance a retribuirles parte de lo que han hecho. Lo dejan a uno desvalido, culpable e irremisiblemente huérfano. Por suerte hay una sola… Porque nadie aguantaría el dolor de perderla dos veces.”
ISABEL ALLENDE 
 Ignacia Sánchez explicó lo que significó para ella ser mamá a través de un escrito llamado “Si hubiera…”, para Upsocl. Aquí, la carta:

“Si hubiera sabido cómo se sentía la privación del sueño antes de tener hijos…
Si hubiera sabido la cantidad completa de fluidos corporales que tendría que limpiar a lo largo de la infancia de mis niños…
Si hubiera sabido cuánto rechinaría el sonido de “¿Mamá? ¿mamá? ¿mamá?” en mi mis nervios después de escucharlo por más de un década…
Si hubiera sabido que algunas veces me demoraría más en el baño, sólo para tener unos minutos para mí misma…
Si hubiera sabido que aquellos momentos en el baño serían casi siempre interrumpidos por pequeños puños tocando a la puerta…
Si hubiera sabido cuán a menudo tendría que repetir las mismas instrucciones y corregir lo mismo una y otra vez…
Si hubiera sabido que cada remedio “perfecto” para el lloriqueo, los gritos, la desobediencia, la falta de respeto y la flojera, sería completamente inefectivo la mitad de las veces….
Si hubiera sabido que amar a tus hijos no significa que te gusten todo el tiempo…
Si hubiera sabido que algunas veces lloraría en la ducha, porque no habría ningún otro lugar más donde desahogarme…
Si hubiera sabido que al final del día estaría tan desconectada, que el sólo pensamiento de estar con mi esposo me causaría repulsión…
Si hubiera sabido que nunca más sería capaz de concentrarme por completo en algo más…
Si hubiera sabido que no se vuelve más fácil a medida que crecen, sino que más difícil de otras maneras…
Si hubiera sabido que casi todos los días me sentiría aterrada de estar fallando como madre de alguna forma…
Si hubiera sabido cuán verdaderamente implacable ser padres iba a ser…
Habría tenido a mis hijos de todas formas
Porque de no ser así…
No habría sabido el milagro que se siente tener un ser humano creciendo, desde una pequeña partícula hasta una persona completa, dentro de tu cuerpo.
No sabría que el olor de la cabeza de un recién nacido es la mejor evidencia de que existe el cielo.
No habría conocido la magia que es que un bebé se duerma en tus brazos y nunca querer dejarlo.
No habría conocido la emoción sin par de ver a tu hijo caminar, usar el baño, montar una bicicleta, o leer un libro entero por primera vez.
No habría sabido cómo el sonido de la risa de tu hijo puede alivianar el más pesado de tus días.
No habría sabido cómo una mirada inocente, de ojos completamente abiertos, puede derretirte hasta el piso.
No habría sabido cuán genial es presenciar el desarrollo gradual de una persona que has ayudado a traer al mundo.
No habría conocido el orgullo de ver a tus hijos navegar a través de situaciones difíciles, usando las herramientas y virtudes que ayudaste a inculcar en ellos.
No habría conocido la alegría pura que podría existir en la lucha constante de tratar de ser un mejor padre.
No habría sabido cómo el acto de criar a tus propios hijos podría ayudar a sanar tus propias heridas de infancia.
No habría sabido cómo perderse a ti mismo en la maternidad resultaría en encontrar una versión de ti mucho más profunda, fuerte y real.
No habría conocido el calor y dulzura de ser amada sólo como una madre puede ser amada.
No habría conocido el poder crudo y feroz de amar sólo como una madre puede amar.
Y no habría conocido que el dolor y las caídas del camino son superados por la hermosura, alegría y lo maravilloso del viaje”.

martes, 9 de septiembre de 2014

Celebrar la vida


Está llegando la primavera, se siente en el aire, en el ambiente, con las lluvias frescas; aunque Baby Flowers hace primavera todo el año:
Creamos nuestros brotes, damos forma a las flores con ingredientes tiernos y suaves y las perfumamos con el corazón.
Transformamos para crear, para nacer y renacer con cada trabajo de nuestro dulce universo de flores y bouquets.
Cada arreglo floral es una propuesta para homenajear y festejar con alegría.
Y en este caso festejamos la nueva estación que es la que nos identifica y nos entusiasma.
La primavera potencia nuestras ideas y nos incentiva a seguir creciendo y realizando lo que nos da placer, el placer de causar asombro y sorpresa con nuestros ramos y bouquets para celebrar la vida.

"En una rosa caben todas las primaveras"
Antonio Gala


miércoles, 3 de septiembre de 2014

Lo que un niño de cuatro años debería saber

Nota de la Lic. Miriam Martínez
Alicia Bayer, una mujer norteamericana que se interesa por los temas de infancia y educación.
Ella hace una lista de aquellas cosas importantes que debe saber un niño/a de 4 años. Nos pareció hermosa y la compartimos con ustedes aquí:

1.Debe saber que lo quieren por completo, incondicionalmente y en todo momento.
2. Debe saber que está a salvo y además cómo mantenerse a salvo en lugares públicos, con otra gente y en distintas situaciones. Debe saber que tiene que fiarse de su instinto cuando conozca a alguien y que nunca tiene que hacer algo que no le parezca apropiado, se lo pida quien se lo pida. Debe conocer sus derechos y que su familia siempre lo va a apoyar.
3. Debe saber reír y utilizar su imaginación. Debe saber que nunca pasa nada por pintar el cielo de color naranja o dibujar gatos con seis patas.
4. Debe saber lo que le gusta y tener la seguridad de que se le va a dejar dedicarse a ello. Si no le apetece nada aprender los números, sus padres tienen que darse cuenta de que ya los aprenderá, casi sin querer, y dejar que en cambio se dedique a las naves espaciales, los dinosaurios, a dibujar o a jugar en el barro.
5. Debe saber que el mundo es mágico y él también. Debe saber que es fantástico, listo, creativo, compasivo y maravilloso. Debe saber que pasar el día al aire libre haciendo collares de flores, pasteles de barro y casitas de cuentos de hadas es tan importante como aprender los números. Mejor dicho, mucho más.

PERO MÁS IMPORTANTE ES LO QUE DEBEN SABER LOS PADRES:

1.Que cada niño aprende a andar, hablar, leer y hacer cálculos a su propio ritmo, y que eso no influye en absoluto en cómo de bien ande, hable, lea o haga cálculos después.
2. Que el factor que más influye en el buen rendimiento académico y las buenas notas en el futuro no son los manuales, ni las guarderías elegantes, ni los juguetes caros, sino que mamá o papá dediquen un rato cada día o cada noche (o ambos) a compartir momentos de juego, lectura, dibujos y risas con sus hijos.
3. Que ser el niño más listo o más estudioso de la clase nunca ha significado ser el más feliz. Estamos tan obsesionados por tratar de dar a nuestros hijos todas las "ventajas" que lo que les estamos dando son unas vidas tan pluriempleadas y llenas de tensión como las nuestras. Una de las mejores cosas que podemos ofrecer a nuestros hijos es una niñez sencilla y despreocupada.
4. Que nuestros niños merecen vivir rodeados de libros, naturaleza, utensilios artísticos y, lo más importante, libertad para explorarlos. La mayoría de nosotros podríamos deshacernos del 90% de los juguetes de nuestros hijos y no los echarían de menos, pero algunos son importantes: juguetes creativos como los LEGO y los de encastre, una buena cantidad de témperas y plastilinas, los instrumentos musicales, los disfraces, y libros y más libros. Necesitan libertad para explorar con estas y otras cosas, amasar pan y ponerlo todo perdido, usar pintura, plastilina y purpurina en la mesa de la cocina mientras hacemos la cena aunque lo salpiquen todo, tener un rincón en el jardín en que puedan arrancar la hierba y hacer un cajón de barro.
5. Que nuestros hijos necesitan tenernos más. Hemos aprendido tan bien eso de que necesitamos cuidar de nosotros mismos que algunos lo usamos como excusa para que otros cuiden de nuestros hijos. Claro que todos necesitamos tiempo para un baño tranquilo, ver a los amigos, un rato para despejar la cabeza y, de vez en cuando, algo de vida aparte de los hijos. Pero vivimos en una época en la que las revistas para padres recomiendan que tratemos de dedicar 10 minutos diarios a cada hijo y prever un sábado al mes dedicado a la familia. ¡Qué horror! Nuestros hijos necesitan la Nintendo, los ordenadores, las actividades extraescolares, las clases de ballet, fútbol e inglés mucho menos de lo que nos necesitan a NOSOTROS. Necesitan a unos padres que se sienten a escuchar su relato de lo que han hecho durante el día, unas madres que se sienten a hacer manualidades con ellos, padres y madres que les lean cuentos y hagan tonterías con ellos. Necesitan que demos paseos con ellos en las noches de primavera sin importarnos que el pequeño vaya a 150 metros por hora. Tienen derecho a ayudarnos a hacer la cena aunque tardemos el doble y trabajemos el doble. Tienen derecho a saber que para nosotros son una prioridad y que nos encanta verdaderamente estar con ellos.

111 personas alcanzadas